CASA “HARPER” EN CHICLANA

Posted on Martes, marzo 27th, 2012 at 11:16
  • 00_ortofoto
  • 01_estado previo
  • 01_situación
  • 02_croquis -morish-
  • 03_esquema programa
  • 04_foto (Jesús Granada)
  • 05_foto (Jesús Granada)
  • 06_foto (Jesús Granada)
  • 07_foto (Jesús Granada)
  • 08_foto (Jesús Granada)
  • 09_foto (Jesús Granada)
  • 10_foto (Jesús Granada)
  • 11_foto (Jesús Granada)
  • 12_foto (Jesús Granada)
  • 13_foto (Jesús Granada)
  • 14_foto (Jesús Granada)
  • 15_foto (Jesús Granada)
  • 16_foto (Jesús Granada)
  • 17_foto (Jesús Granada)
  • 18_planta general
  • 19_planta baja
  • 20_planta 1
  • 21_planta cubiertas
  • 22_secciones
  • 23_estudio incidencia solar
  • 24_fiesta
  • 25_prensa

CASA HARPER en CHICLANA, CÁDIZ

 

_Descripción:

Antecedentes:

Una vez ¿cerrada? la circunferencia del “proceso arquitectónico” y, a la hora de designar nominalmente esta villa-cabaña-cottage de segunda residencia para la familia Harper, nos viene a la memoria el laborioso “proceso humano” que supuso la fase del encargo y discusión acerca del proyecto.

Obviamente,  nunca un asunto de esta índole resulta sencillo pero, es este ejemplo uno de aquellos en los que (por una serie de condicionantes añadidos ) el grado de complejidad del discurso se incrementa de forma exponencial, hasta llegar a soluciones ¿satisfactorias? para todas las partes implicadas.

En la Casa Harper, o “arcos-house”, una de las dificultades principales estribó en el concepto que un británico de clase media posee acerca de la realidad arquitectónica (y general) de nuestro país y, más concretamente, de nuestro Sur.

La idea “folclórica” que de ello tienen es inimaginable, a priori, para nosotros…

¿Quién de ellos no “quiere ser feliz en un oasis de tranquilidad y belleza junto al mar, en un jardín tropical en Marbella-House”?,según rezan multitud de anuncios de promociones en zonas frecuentadas por extranjeros.

¿Quién no quiere disfrutar, por un desembolso razonable, de una villa inserta en un “spanish (o andalusian, o morish) pueblo”?

En cualquier caso, la creencia en lo “typical” llega a estar tan presente que, la primera tarea del arquitecto receptor del encargo es re-ubicar geo-culturalmente al cliente, haciéndole ver que una “villa”, al estilo “mission” inspirada en los restos de la tosca arquitectura dieciochesca española de California o Nuevo México (añadiéndole los elementos más floridos procedentes del barroco, del plateresco y de la tradición mudéjar), no sólo no tendría sentido en el presente siglo, sino que no sería más que un estereotipo de película hollywodiense…

Rio Rita (1929), The mark of Zorro (1925), Viva Zapata (1952), etc., junto a innumerables versiones de Blood and Sand o de Carmen.

seguir leyendo »

Por ello, la argumentación proyectual ha de pasar, necesariamente si se quiere llegar a un cierto grado de verosimilitud (y a establecer unos “dogmas arquitectónicos indiscutibles” para el encargante), por la función, dada por el programa y por el lugar.

De esta manera, el programa funcional llevará a la forma (a modo de causa-efecto),y relegará a ésta finalmente a un papel meramente “testimonial” como, pensamos, ha ocurrido en esta ocasión.

Se llega, en definitiva, a un consenso sobre cuestiones básicas derivadas del lugar, de la ubicación geográfica, de la ubicación temporal, climática, etc, capaces de relegar las primeras intenciones al interior de un baúl, de un cajón “desastre”, que contendría:

- Elementos de mezquita andalusí adosados a fachadas populares, referencias al modernismo catalán, guiños al regionalismo de Aníbal González… pasando por toda una serie de estilizaciones del elemento “arco”, hasta derivar en la evidente conclusión de que dos soportes verticales unidos por una viga, no son más que una evolución natural de éste.

A favor de los clientes foráneos habría que decir que, aunque el proceso es penoso, sin embargo, existe la posibilidad de un entendimiento final en base al diálogo; cosa que difícilmente ocurre con cierta clase de “nativos” también gustosos por el “spanish hollywodiense”.

Distribución de  espacios / volumetría:

Los espacios se “encajan” en el lugar, según tres parámetros (uso, función y orientación),en una doble zonificación:

1.- Según función + orientación: espacios “sirvientes” a norte y “servidos” a sur.

2.- Según uso: zona de “día” en planta baja y de “noche” en planta alta.

En definitiva, la vivienda se podría inscribir en un rectángulo (siguiendo el lado mayor la dirección e-o),  lo que permite que se abra al sur y a las vistas (espacios corridos de estancia, dormitorios, etc.), y se cierre a norte, mediante un muro ciego en el que se apoyan: las escaleras, las zonas de distribución y los núcleos de aseos. además, el interior de dicho cerramiento es un contenedor de todas las instalaciones de la construcción, dotándolo de máxima inercia térmica, deseable dada la orientación.

La cocina se sitúa como volumen independiente, ubicado de forma que genera el vacío del patio interior y, a la vez, divide y separa de la zona de servicio y taller (en planta baja) y de la zona de invitados (en planta alta).

Predominan en el volumen general los espacios “cubiertos pero abiertos”, que sirven de transición interior-exterior y de protección solar en época estival, configurando terrazas que prolongan espacialmente la estancia a la cual sirven.

También de especial relevancia, dado el emplazamiento geográfico, es la cuestión relativa al viento: por ello el edificio se cierra al este, protegiéndose del levante, pero procurando niveles óptimos de ventilación tanto cruzada como por “efecto venturi” (mediante la apertura de “chimenea” en el muro-contenedor norte).

…se implementan, en definitiva,  lógicos criterios de “arquitectura medioambientalmente sostenible”, o sea, aquellos que (desde la arquitectura solar pasiva hasta el uso de sistemas activos) procuran atención relevante al lugar, al bioclimatismo, al ahorro y eficiencia energética, al uso de los materiales, recursos disponibles y nuevas tecnologías, así como a la incorporación de sistemas de energías renovables, mediante la “integración arquitectónica”.

 

_Programa:

Planta baja_ vestíbulo, distribuidor, salón chimenea, salón comedor, cocina, lavadero-despensa, aseo

Planta alta_  distribuidor-escalera, dormitorio 1, dormitorio 2, dormitorio ppal., baño 1 y 2, dormitorio y baño Invitados

Otros_  patio, terraza-comedor, terraza planta baja, barbacoa, vestuario, garaje, tendedero, terraza 1 y 2, terraza ppal., terraza Invitados, piscina

 

_Ficha Técnica:

Proyecto: vivienda unifamiliar

Situación: urbanización san andrés golf, chiclana [cádiz]

Fecha inicio / conclusión obra: nov.2003 => nov.2005

Promotor/financiación: david & kate harper

Contratista: construcciones Llorente

Presupuesto total: 119.336,40  

Superficie construida: 293,35 m2

Comments are closed.